Me encantó la vista y que tenía todo lo necesario para hacer cómoda la estadía. Estaba todo muy limpio y bien cuidado.
Maru, Nico y Rosa son gente amable que está permanentemente en contacto con uno para resolver cualquier cuestión que pudiera surgir e incluso ayudar y orientar al huésped.